El control de calidad del proceso de grabación garantiza para cada uno de nuestros cilindros cumple con todos los requisitos para ser utilizado en la impresora. En la estación de prueba de cilindros, se simula el proceso de impresión y posteriormente se verifica minuciosamente cada uno de los detalles.

Conocemos perfectamente la importancia que tiene la exactitud de los colores, por ello, mediante la utilización de un colorímetro de última generación se verifica que una vez preparada la puesta a punto del proceso de impresión, se realicen los mínimos ajustes de tintas para conseguir la imagen con las tonalidades deseadas.