Una vez terminado el proceso de laminación, el material está listo para proceder al corte de alta precisión.

Una vez realizado el material impreso se bobina en el mismo centro de producción según las especificaciones del cliente.