Mejor conservación de productos a los que les afectaría el calor de la soldadura, por ejemplo helados y chocolates.
Permite mejorar la velocidad de línea de producción.
Ahorro de energía por lo que es más ecológico.